Unas Navidades diferentes (Parte I)

IMG_20131230_162907

Podría contaros millones de cosas sobre Patri, porque hablar de mí misma no se me da muy bien. Pero tal vez con una palabra pueda definirosla: mágica. Y digo mágica porque la primera vez que la vi, surgió… paz en mi interior. Tantas cosas sentí, que no sería capaz de poder enumerarlas nunca. –Y dejando de lado este momento pasteloso, que tengo muchos al cabo del día,- creo que debería empezar a resumiros cómo surgió todo esto. O al menos, nuestra Navidad. Bueno en realidad nuestras segundas Navidades juntas. Y es que el 2013 ha sido un año de grandes cambios personales para ambas.

La verdad es que recoger a Patri en la estación de Autobuses de Valencia siempre genera nervios, expectación entre nuestros amigos y familia, euforia… pero en estas Navidades pasadas, fue al revés ya que nuestras vacaciones empezaban el 26 de Diciembre, reuniéndonos en Aspe.

En primer lugar, tengo que decir algo que es una paradoja constante en mi vida a día de hoy. Coger un bus nunca se me ha dado bien y quien me conoce lo sabe. Y digo lo de paradoja porque no me gusta y es el medio de transporte que habitualmente usamos para poder vernos. Pero bueno, tras un viaje que se estaba convirtiendo en eterno, llegué a Aspe. Y no podría haber mejor recibimiento que la chiquitina de la casa correteando por allí. Muchos podréis pensar que es Patri, pero no. Me estoy refiriendo a su sobrina Ainara.

Comer ese y cada día de mi estancia allí con toda la family, recibir regalos de unos y otros y ver a amigos, tras casi un mes, es más que agradable. Las risas que pueden generar ciertos comentarios son magníficas. Y tengo que decir que ya se ir –más o menos– sin perderme por las calles de Aspe. Era una de mis metas a conseguir, y que al fin he logrado tras un año de visitas.
IMG_20131227_132218-horz
Los días por Aspe suelen ser tan tranquilos, por lo que contar cada movimiento sería absurdo, porque no puedo pasarme escribiendo horas y horas sobre lo bonito que es cada sitio que visitamos. Eso sí, ver películas bajo una mantita con palomitas tras cenar, que no falte.Pero si hay algo que os recomiendo a todos aquellos que paséis por allí o los pueblos de alrededor: por favor, probad el turrón de rosas… ¡¡No puede existir cosa más rica en el mundo!!

Y cómo no, tocaba coger un bus y volver a Valencia pero esta vez no lo hice sola como de costumbre. ¡La cuqui venia conmigo! Y no sabéis lo divertido y entretenido que se convierte un viaje a su lado –menos por los golpes en las gafas y las señoras charlatanas de los autobuses, que no siempre amenizan-.

Al día siguiente decidimos pasear por Valencia, ir de compras –bueno, en realidad la que compra ropa es Patri, yo solo aguanto perchas-, ver mercadillos navideños, pasarlo genial con la música de la San Silvestre y volver a esos sitios que siempre traen recuerdos, de esos que producen cosquilleos por todo el cuerpo. La verdad es que si ya estaba enamorada de mi ciudad, Valencia en Navidad puede llegar a encandilar, y más si viene ella al lado.
cats
Tengo un problema y sé que Patri va a matarme. No recuerdo mucho más de esos días, –y me pasa muy a menudo-, pero estoy segura de que muy pronto podréis leer qué pasó nuestra Noche Vieja en Valencia y los sucesivos días que estuvimos juntas.

Continuará… 😉

Anuncios

2 comentarios en “Unas Navidades diferentes (Parte I)

  1. Hola, bueno, quería deciros que aunque no tenga el gusto de conoceros, o al menos no a fondo, que de verdad, me emocionáis. Dais esperanzas para encontrar el amor, y no de estos amores que duran unos meses, no, amores verdaderos. A mí se me sale la lagrimilla de pensar en el sueño que tenéis la suerte de vivir.
    Yo hasta ahora no he tenido demasiada suerte en eso de encontrar a la persona adecuada, pero viéndoos me dan ganas de seguir luchando por tener algo tan mágico como lo vuestro.
    Me alegráis mucho y hasta me dáis envidia! Pero sana! Jajajaja
    Y nada, que por todo el valor y el coraje que habréis tenido que echarle para que vuestra historia saliera bien, aquí tenéis una admiradora.
    Espero que seáis muuuuuuuuuuy felices juntas, y que ojalá las dos para siempre. Esto, señores y señoras, es amor.

    Me gusta

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s