Hablamos de: ‘La vida de Adèle’ (Contiene spoilers)

131030071218-03-sexy-sex-scenes-horizontal-large-gallery

El fin de semana que estuvimos juntas, Alba y yo decidimos ver –por fin– ‘La vida de Adèle’Como era de esperar, no nos ha dejado nada indiferente e intentaré plasmar en este post, todas aquellas cosas que nos han dejado marca. AVISO A NAVEGANTES, habrán SPOILERS. El que avisa no es traidor.

Desde el primer momento que supimos de la existencia de esta película, creo que no me equivoco al decir que todas las lesbianas de España estábamos deseando verla. ¿A que no me equivoco? Pues bien, yo también entro dentro de ese todas. Personalmente, tenía unas ganas tremendas de verla porque había oído comentarios de todo tipo sobre ella y quería corroborar cuales eran los correctos. Así que este fin de semana pasado, nos decidimos a verla.

Para ponernos un poco en situación os cuento un poco sobre la película–SPOILERS–. Adèle es una muchacha que tiene quince años, que suele correr por las mañanas para no perder el autobús para ir a clase. Al parecer, quiere encontrar lo que la vida le ofrece pero más allá de lo que ve a diario. El relato está contado de una manera muy detallada y en todo momento, la película nos ofrece la perspectiva de Adèle. Eso sí, con el color azul en cada escena de la película. (La traducción del título de la película en inglés es “Blue is the warmest color“, ya que en inglés, el término ‘azul’ significa estar decaído, triste. Y lo que expresa el título es una contradicción, ya que significa, “EL azul es el color más cálido”). Gracias a esto, el espectador puede darse cuenta de todo lo que siente Adèle, sobre todo del primer momento en el que encuentra a Emma por casualidad –casualidad, esa palabra que podemos encontrar en la mayoría de relaciones lésbicas–   y esa tórrida escena en la que Adèle se masturba en la cama pensando en esa chica del pelo azul, sin entender realmente por qué le pasa eso si a ella, en principio, no le gustan las chicas.

Y es en ese momento de la película en el que se va de fiesta a un local de ambiente con su amigo, y por casualidades de la vida vuelve a encontrarse a esa misteriosa chica de pelo azul. Desde ese momento, su vida se vuelve de color azul y no podrá olvidarla jamás y mucho menos cuando la chica de pelo azul la espera en la puerta de su instituto al salir de clase –como para olvidar  a alguien que hace esto por ti–. A mi parecer, ese hecho es el que hace que el mundo de Adèle estalle y se rinda a Emma, porque digamos que no vive en un ambiente muy tolerante .

El cambio que se produce en Adèle desde que conoce a Emma, es más que evidente, sobre todo la aceptación de sus sentimientos y dejar de lado el miedo por el qué dirán, y estoy segura de que os sentiréis más que identificadas. Y llega el momento que muchas y muchos, que lo sé yo, estáis deseando leer. Las escenas de sexo. Hay tres escenas de sexo a lo largo de la película. La primera de todas ellas es algo larga, y por lo que pude cronometrar, dura unos seis minutos. Durante esos seis minutos, podemos ver bastante sexo explícito, pero desde mi más humilde opinión, no creo que se parezca a las escenas de sexo que podemos encontrar en “Habitación en Roma”. A mi esa película nunca me ha terminado de gustar por esas escenas, pero ‘La vida de Adèle’ me ha podido convencer algo más. Pero tampoco os creáis que mucho, porque hay alguna postura, que da para hablar durante posts y posts. En concreto, la que se puede observar en la segunda escena de sexo. Contorsionismo lo llamaría yo. En esa escena aparece la famosa postura lésbica, las tijeras. Yo no digo que esa postura no la hagan muchas parejas, que quizá a muchas les guste y les vaya genial, pero por lo que muchas amigas me han comentado, la prueban y nunca más repiten. Y yo también lo corroboro.

Quizá a muchas lesbianas esa escena les haya parecido irreal y poco práctica, pero en mi opinión creo que lo que pretenden con estas escenas es dar a entender que entre ellas, Adèle y Emma, el sexo era mucho mejor que con cualquier otra persona, hecho que las propias protagonistas corroboran en una escena de la película. Queremos destacar la gran interpretación de las actrices en estas escenas, hechas sin guión –hecho que se dijo en varias entrevistas– lo cual suma un añadido a la hora de actuar.

Y como colofón, el final –obviamente no vamos a contar el final– .Ni Alba ni yo nos hemos leído el cómic, pero en lo que se refiere a documentación, a entrevistas leídas y artículos sobre el cómic y la película, nadie nos gana. Así que, por lo que hemos podido leer, la película está incompleta en cuanto a lo que ocurre en el cómic. Me explico: cuando la película acaba, aparece una frase en la que pone “Fin del capítulo 1 y 2″. Y claro tú, inocente de ti, crees que la película no acaba ahí y te vas contenta porque habrá una segunda parte. Pero no, el final de la película es ese y no hay más.

Aunque no sea el final real del cómic, es la única película que hay y la única que habrá. Supongo que ahora me odiaréis, pero mejor que lo sepáis antes por mi, que os llevéis una decepción al ver el final. Pero algo más os digo, por lo que mucha gente ha escrito, prefieren el final de la película y no el final del cómic. Y si el final de la película es… Bueno, es un final… No me quiero imaginar como será el final del cómic.

En nuestra opinión, pensamos que vamos a ver ‘La vida de Adèle’ pensando que lo único importante de ella, serán las escenas de sexo. Pero una vez la has visto, cambias por completo de opinión. Esas escenas son importantes en la trama, pero –bajo nuestro punto de vista– lo más importante de la misma es la manera en la que uno mismo se encuentra y todo lo que conlleva ese hecho. Por último, remarcar la gran interpretación de las actrices principales, el hecho de que entre ellas haya habido tal complicidad, ha hecho que los espectadores pidieran a gritos lo mismo que Adèle le pedía a Emma cada vez que la miraba a los labios.

3 comentarios en “Hablamos de: ‘La vida de Adèle’ (Contiene spoilers)

  1. A mi me emocionó, incluso me cayeron algunas lágrimas cuando van a casa de Emma…el momento de Adele entrando con la orquídea.. Para mi fue súper tierno y natural.
    La película es un poco larga, y las escenas de sexo para mi, excesivas..pero la actuación de las actrices sublime!
    Buen post chicas!!

    Me gusta

  2. Pues sinceramente, para que se hagan películas lésbicas como ésta prefiero que no se haga ninguna… Mucho decir que visibilizan y normalizan pero parece que nadie ve que en realidad estamos en lo de siempre: las relaciones entre mujeres se convierten en objetos de morbo masculino y en escenitas degradantes de tetas y coños antes que en cualquier otra cosa, y eso es más un retroceso que un avance. Muchas lesbianas somos tan críticas con esta película precisamente porque nos vemos reducidas a una fantasía absurda de un hombre heterosexual, posturas ridículas y una actitud como de “vosotras tocaos hasta la extenuación que yo filmo”. Teniendo una historia tan maravillosa como la que tenía, con un temazo a desarrollar, un punto de partida estupendo en la obra original para trabajarlo y unas actrices entregadas y convincentes para darle vida, Kechiche ha malgastado sus 180 minutos de película en tijeras y cunnilingus. En su cómic, Julie Maroh quiere dar visibilidad a las dificultades con las que se encuentra un adolescente durante el proceso de aceptación de su diversidad sexual, además de presentar una historia de amor excelente, bien cuidada, respetuosa, estética. Pero la prioridad de Abdellatif Kechiche ha sido ejercer de dictador. Él quería sostener la lupa como un voyeur dándose el lujo de exigir todas sus fantasías desde el lugar más privilegiado. No nos extrañe pues que Maroh haya denominado a esta película “pornografía para mentes masculinas”.
    Conste que en ningún momento me opongo a mostrar sexo en la película, de hecho es necesario y está justificado que se muestre, pero no ASÍ. El problema no es con el sexo explícito siempre que esté justificado y bien presentado, como por ejemplo sucede en el cómic. El problema es cuando se ha decidido mostrar una escena sexual larguísima con el único propósito de crear morbo gratuito y polémica. Podía haber sido una escena de sexo rodada con respeto, buen gusto, erotismo y sensibilidad y no quedarse en el puro morbo de un director tiránico que parece regodearse en las tijeras y el cunnilingus mientras filma para después querer tomar al espectador por tonto, hacerse el ingenuo y pretender venderlo como otra cosa. Eso es lo indignante. Está claro que a los hombres heterosexuales el tema lésbico les encanta y les atrae muchísimo, pero se les ve mucho el plumero para que luego lo nieguen con tanta hipocresía… El cuadro del tipo que se excita viendo sexo entre dos mujeres es tan antiguo como el mundo, y “La vida de Adèle” no hace sino alimentar la fantasía de la que se nutren las películas porno de toda la vida. Toda ella me parece una predecible y tópica fantasía masculina. Lo que ha hecho Kechiche, y esto me parece tan cristalino que me extraña que personas supuestamente inteligentes lo alaben y le hayan creído el cuento, es utilizar y explotar a dos actrices a través de una película que no es más que una apropiación machista, aprovechada y morbosa de la sexualidad lésbica para canalizar la fantasía masculina más clichetera que existe y disfrazarla a través de tres horas de “pasión”, “arte” y “sensibilidad”. Lo que creo que ofende y resulta muy hipócrita es vender el hecho de mostrar esa manera de practicar sexo como algo argumentalmente necesario y justificado cuando no es así, sino puro exhibicionismo gratuito. ¿De verdad era necesario mostrar a Adéle haciendo unas tijeras de cinco minutos para que el público entienda y vea lo lesbiana que es? Si alguien quiere hacer porno, que lo haga, pero que no lo justifique con ofensas a la inteligencia y sobre todo que se atreva a llamarlo por su nombre.
    De haber sido dos hombres los protagonistas (o un hombre y una mujer), el director jamás se habría recreado así en una escena sexual entre ellos y la película no habría sido tan brillante para los críticos. Si la pareja hubiera sido heterosexual (o dos hombres, dándose por culo durante diez minutos de “justificadísimo” y “bellísimo” sexo anal) y si el sexo hubiera sido tratado de manera más sutil, de esta película ni se habla. Y mucho menos se la premia. Pero claro, a los críticos heterosexuales les ha gustado mucho y por eso ganó Cannes. Lo lamentable es que estos críticos alabadores sean tan cínicos e hipócritas para hacer pasar estas escenas pornográficas como “hermosas” y “complementarias” y no como un reclamo morboso, gratuito, y por ende, comercial.
    Si quiero ver sexo, veo porno. Pero que no me vendan cine con algo demasiado parecido al porno porque somos todos mayores y me estás tomando por tonta.

    Me gusta

  3. Y como siempre la persona bisexual es la que mete la pata, la que no es fiable, la que miente. La que luego confiesa que no es capaz de mantener una relación estable. Me enfadé al leer el cómic, me enfadé al ver la película y me enfado más al ver los comentarios.
    Hoy he leído esta entrada después de comentarle a una compañera de trabajo que era increíble que alguna gente viese la película o el cómic como tolerante. Se llega al ridículo en el cómic de que todos los personajes heterosexuales son meras caricaturas y de que no tenga ni un solo amigo heterosexual.
    Para ver algo más interesante hay multitud de bishonen-ai y yaoi japoneses y coreanos, de los que parece tomar muuuuuuuuchos elementos, cambiando chicos por chicas ( lo del pelo de colores, la silueta andrógina con la corbata y el gorro parece copiado directamente).
    El sexo no se ve muy auténtico, pero desde el punto de vista de un hombre bisexual, no me suele parecer nunca auténtico. Quizas sea por mi Orientación pero tampoco me ha gustado ver el sexo entre mujeres en la vida real (no hablo de porno) .
    Por poner un punto de vista distinto.

    Me gusta

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s