Diario de una maestra: 14. Abril

No me voy a explayar mucho con esta entrada, porque la verdad es que sigo sin palabras desde que he llegado a casa. Hoy he ido al cole a ver a los peques. Ellos y ellas ya lo sabían desde la semana pasada porque se lo dijimos. Pues bien, ha tenido bastante tiempo desde entonces, para hacer lo que han hecho hoy.

He llegado y como siempre, hemos ido a la asamblea, para darnos los buenos días, contar los compañeros y compañeras que faltaban hoy y contarnos nuestras cosas. Lo de cada día al llegar al cole, vamos. Pues bien, ha llegado el momento en el que la seño les ha preguntado que porqué había ido yo esa mañana al cole. Han contestado que porque los quiero, porque les echo de menos, porque quiero aprender más cosas… Y uno de ellos ha dicho: “La seño ha venido a por su sorpresa”. Claro, mi cara ha sido todo un poema y han decidido taparme los ojos para no verla cuando la trajeran. Me han tapado los ojos, a su manera con un pañuelo, y han traído la sorpresa.  Y cuando me han quitado el pañuelo, ¿qué es lo que me he encontrado? Pues este regalo tan precioso y tan genial que ya está colocado en mi cuarto.

20140404_140940-horz

Es un bonsai con 25 flores y en cada una de ellas están las caras de todos ellos y ellas. No sabéis la ilusión que me hace tener este gran regalo, porque sé que han puesto todo su empeño en hacerlo y porque aunque fuera un piedra lo que me dieran, me gustaría si viene de todos ellos y ellas. Destaco una frase que me ha dicho uno de ellos, que me ha llegado al corazón: “Seño, te damos este regalo para que cuando te despiertes todas las mañanas, nos veas igual que hacías cuando venías al cole.” Sin palabras me he quedado.

Como hoy era un día “de fiesta” al ir yo al cole, no hemos hecho actividades, nos hemos dedicado a hacer lo que más nos gusta y mejor nos sale: jugar. ¡Y hemos jugado como si no hubiera mañana! Hemos sido caballeros y caballeras, hemos hecho aviones, casas, hemos viajado por el espacio… En fin, todas esas situaciones que, el resto de gente ve como cosa de niños, pero de vez en cuando, no solo es cosa de ellos y ellas.

20140404_095842-horz

Y bueno, después de este derroche de amor y de imaginación, ¡quedaba una sorpresa más! Todos han traído almuerzo de casa para compartir con el resto y hacer un almuerzo en honor a mi, a la seño Patri. Aún sigo encantada con esta idea, porque fue una iniciativa que tuvieron todos ellos y ellas, y es genial. Hemos almorzado torta boba, fresas, galletas, magdalenas, chocolate, melón… Bueno, ¡de todo!. Lo único malo es que después de este gran almuerzo, me tenía que ir. Y claro, han empezado a decirme que no me fuera, que me quedara con ellos y ellas en el patio. Pero les he prometido, que el lunes vuelvo a visitarlos, porque con esa cara que tienen, no les puedo decir que no a nada.

Anuncios

3 comentarios en “Diario de una maestra: 14. Abril

  1. Estas son algunas de las cosas que tiene esta bonita profesion! Disfrutalo! Es genial! Yo también he vivido momentos como esos al final de cada periodo de practicas y es lo mejor del mundo! Un besazo y a seguir con el blog molón que tenéis!

    Me gusta

    • ¡Muchas gracias! La verdad es que este amor es el más puro que he encontrado a lo largo de mi vida y me encanta esta profesión, porque te ayuda a crecer mucho como persona. Me queda nada para ser oficialmente maestra, así que esto ánima aún más.

      Un beso, y muchas gracias a ti por seguirnos 🙂

      Me gusta

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s