Familias homoparentales: empieza el cambio

La realidad actual de las familias es tan plural que no tiene sentido hablar de un tipo de familia (la nuclear heterosexual) como el modelo ‘superior’, pues justo ese modelo está en crisis, y son las otras familias las que empiezan a predominar, incluso estadísticamente. Cada vez hay más familias diversas, formadas por una pareja sin hijos, o un padre solo, o una madre, o dos madres o dos padres. Hay familias reconstruidas que aportan hijas e hijos anteriores, al nuevo vínculo de los padres. Familias acogedoras o adoptivas. Familias separadas… En este contexto plural es en el que han ido apareciendo en nuestro entorno, y en los últimos años, muchas familias homoparentales, constituidas por lesbianas o gays que han dado el paso de afirmar su paternidad.

logo-olefamilia5

Es verdad que siempre existieron hijas e hijos con padres gays o lesbianas, pero dentro de una relación heterosexual. Lo nuevo y en forma de “boom”, ha sido la aparición de tantas familias claramente homo. Que muchas lesbianas y gays estén superando su propia homofobia internalizada, y los mitos sobre la homosexualidad (que no podíamos tener hijos, que no seríamos buenos padres o madres…) y estén aceptando su propio deseo parental, para recorrer este camino de crear familias.

Pues bien, a pesar de todo este esfuerzo mental, emocional, económico, hay un cierto “boom” homoparental en los últimos años en España. La homoparentalidad es cada día más visible. Y es que los niños y niñas hacen visibles a sus padres y madres, en el momento que dicen que tienen dos mamás o dos papás, y con toda naturalidad, como lo más normal del mundo.

Pero otra dificultad importante es la homofobia social que puede traer problemas de marginación de los niños, o de crisis con los padres en algún momento de la adolescencia. Aunque en general la gente está encontrando aceptación tanto por parte de compañeros, padres o profesores. Desde el punto de vista psicológico, la parentalidad LGTB+ tiene más factores estresantes a priori, que la heterosexual. Puesto que hay que vencer muchas resistencias, tanto internas, por los propios prejuicios en contra de ser padres o madres por la homofobia interiorizada, como externas, pues la propia familia o incluso el entorno homosexual, pues ver como una “locura” el hecho de decidirse a ser madres o padres. Algunos suelen encontrar una franca oposición por su familia de origen, pero en general, cuando ya se tienen a los niños o niñas, los abuelos o tíos, suelen acogerles con todo el cariño del mundo.

El tener que defender a nuestros niños del posible rechazo social por estar criados en nuestras familias, implica intervenir en diferentes instancias: la familia, el colegio.. Implica luchar para conseguir que tengan los mismos derechos que los demás niños, en una sociedad homófoba. Y este es nuestro reto: conseguir una sociedad más diversa y mejor

Anuncios

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s