A veces..

A veces se tiene un mal día. O dos. A veces escribimos por la simple necesidad de escribir. De desahogarnos, de sacarlo todo y dejar que las cosas sigan su curso (o intentarlo), pase lo que pase. Otras veces, simplemente necesitamos que alguien nos lea. O nos salve de nosotros mismos.

A veces, no decimos lo que pensamos y si lo hacemos, intentamos que no tenga ese tono áspero, roto, doloroso con el que nosotros lo sentimos dentro, para que no suene tan feo como parece, como es, para engañarnos y ver algo bueno entre tanta mierda. Aunque haya poco.

A veces, tienes ganas de… Huir. Correr. Gritar. Llorar. Romperlo todo. Desaparecer. Ser vencida. Y son tan desgarradoras esas ganas que aterran, te dan miedo, te haces pequeña. Más, si se puede. Y a veces, nos ciega el miedo, el odio, la desesperación. Y solo tiemblas, huyes, corres, gritas, lloras y lo rompes todo. Te caes, derrotada, abrumada ante la vida, sin nada dentro más que pedazos, con la esperanza de que alguien venga y te diga que no pasa nada, cuando pasa todo, cuando las pulsaciones de tu vida van a mil y no puedes controlarlas, ni controlarte. Ni nada.

Me he dado cuenta, tras algún tiempo, que las cosas muchas veces son tan transparentes que nos damos en la cara con ellas,tan transparentes que es demasiado tarde al darnos cuenta de que estaban ahi, que de la nada aparece tu peor pesadilla y te das de bruces con ella, sin comerlo ni beberlo. Y no lo puedes cambiar. Y ya no sabes si te duele más el hecho de que hayan aparecido o de que no lo puedas remediar.

Y aún queriendo salir de ese miedo, de esa tristeza, de ese dolor, sonríes. O lo intentas. Porque aún hay gente que vale la pena, y que hay que seguir luchando por uno mismo, por aquello y aquellas personas que quiere y porque la vida siempre nos da miles de oportunidades, o abre una ventanita pequeña.

Y en ese momento, cuando la abramos, por muy pequeña que sea, volveremos a ver la luz. Pero necesitas a alguien que te salve, te agarre y te saque de lo negro. . O nos salve de nosotros mismos. Alguien que te cure todo, y volver a ser .

Tenía ganas de escribirlo, de sacarlo, de desahogarme, y quiero que las cosas sigan su curso, pase lo que pase. Siempre.

Anuncios

Un comentario en “A veces..

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s