“Historias de…”: Jennifer

Después de un tiempo sin publicar en esta sección, os traemos otra historia en “Historias de…”. En este caso es Jennifer quien nos cuenta su historia. Nos encanta tener lectorxs como ella, porque a través de sus palabras nos ha transmitido calor y confianza, y esperamos que os llegue de la misma manera que nos ha llegado a nosotras.

lgbt-banner1

No olvidéis que podéis mandarnos vuestra propia historia personal o de amor, o incluso, cualquier cosa que quieras contarnos a nuestro mail: deaquialpans@gmail.com

Muchas veces veo nuestra relación en secuencias como si fuera una película…

La veo a ella, mirándome dulcemente mientras se queda dormida encima mía en el sofá del salón, de un piso viejo y destartalado de Toledo. La veo a ella, agobiada porque llueve o porque por mi culpa llegamos tarde al bus. La veo a ella, contándome su vida y rompiendo su coraza para enseñármelo todo lo que tenia dentro guardado, en una noche de cervezas. Y yo, me veo enamorada, enamorada por primera vez.

Supongo que los primeros amores es lo que tienen, es la primera vez que te enamoras y te entregas sin miedos, sin pánico, sin fantasmas. Sin embargo cuando te rompen el corazón por primera vez, ya no vuelves a ser la misma persona, todo se llena de temores, de nostalgia, de comparar tu actual relación con otras anteriores. Y tal vez por eso la primera relación es tan bonita y tan dolorosa cuando acaba.

Hace ya unos tres años de todo esto. Y sin embargo sigo acordándome de ella de vez en cuando. No acabamos mal, pero es difícil tener una relación de amistad con alguien a quien has querido tanto. Ella tiene su vida, y yo tengo la mía, pero por separado.

Sin embargo no hace mucho, ella era lo único que necesitaba para ser feliz. Y fue ella, por lo que salí del armario. Porque cuando se te va la vida en querer a alguien, tan solo te apetece gritárselo al mundo, a la gente que te rodea, a tus amigas,  a tu familia, solo te apetece decir que eres feliz, que la quieres, y que eres una chica enamorada de otra chica y que te da igual la sociedad y los pensamientos retrógrados, porque eres feliz. Creo que cuando dos personas se quieren de verdad, tienen derecho a estar juntas, a intentar ser felices, y todo lo demás, da igual.

Tuve una etapa en la que en mi interior hubo una batalla, no sé por qué, pero hubo un tiempo en que sentí que aquello no estaba bien, supongo que es porque desde que nacemos la sociedad nos educa con ese tópico de “chica con chico”. Pero hay que hacer siempre lo que uno siente, porque es la única manera para ser feliz.

Al principio tenía miedo, por las reacciones, por como se lo iban a tomar las personas que más me importan de mi vida… Pero yo tuve mucha suerte, todo mi entorno se lo tomo bastante bien. Obviamente siempre hay un proceso de asimilación, pero todas mis amigas y mi familia lo entendió. También creo que tiene que ver mucho el cómo tú te lo tomes, yo soy una persona que me quiero mucho a mi misma, que me mimo, y que estoy orgullosa de la persona que soy y de lo que soy. Así es como hay que ir por la vida, esta soy yo y soy así. No hay más. Si te gusta bien y si no pues también bien.

He conocido casos en los que la reacción de los padres no ha sido buena, bajo mi punto de vista creo que hay que dejárselo claro desde un principio, que sepan que esto no es algo que te da de repente, que no te levantas un día y te haces lesbiana por moda o por llamar la atención, que es algo que va a seguir siendo así durante toda tu vida y que no se te va a pasar como cuando tienes un constipado y te curas. Que no es una etapa como el pavo, sino que es algo que va a ser así siempre. A raíz de ahí, hay que dar cierto espacio para ese proceso de asimilación, pero ante todo, que comprendan que te guste lo que te guste, sigues siendo tú, su hija… Y que se tiene que tratar el tema con normalidad, porque es algo normal.

Respecto al amor, cuidarlo si tenéis algo valioso, porque si no lo desgastaréis hasta que no puedas continuar y entonces un día de repente se acabará.

Yo también he sentido esa sensación de querer morirme, de solo llorar y llorar y seguir llorando. Pero creerme cuando digo de que la vida sigue después de todo. Que un día te despiertas y sales a la calle y te das cuenta de que el mundo ha seguido funcionando, de que no se ha acabado tu vida, de que todo sigue. Y otro día sientes que ya las cosas no te duelen tanto. Y al final, una tarde te presentan a una chica que se llama igual que ella, y te quedas pensando en que hacía varios días en que no pensabas en ella. Y supongo que la última etapa es recordar todo lo bonito que teníais, sin llorar, sin que te duela haberlo perdido.

Después, conoces a más gente, que se quedará y que se irá. Lo importante de esta etapa es aprender a ser feliz sin depender de nadie, que tu felicidad dependa de ti. Ser quien quieres ser y reencontrarte. Porque tan solo aprendiendo de los errores y mejorando, se madura.

Y luego, después del gran primer amor, hay otro… Otro con el que todo es diferente, con el que quieres diferente, con el que la relación es diferente. Este amor, es de esos que se cuidan, no es tan tóxico como el primero, es una relación más madura, sin las tonterías que teníamos antes, es querer de una forma totalmente distinta, poco a poco y hecho a base del día a día.

La vida es muy larga, y por ella pasaran todo tipo de personas, solo hay que saber elegir bien con quien quedarse, y que todas las personas que se quedan en nuestra vida sea porque nos aportan algo bueno. Por eso, hay que aprender a aceptarnos tal y como somos, y para eso, nos tenemos que aceptar nosotros primero. Aceptar quienes somos, con sus cosas buenas y malas, saber lo que nos hace feliz e ir a por ello. Con esto quiero animar a todas esas personas que tal vez aún no han encontrado ese valor, no han reunido toda su valentía para gritar al mundo que es feliz con alguien de su mismo sexo.

En todo caso, si necesitáis alguna ayuda o hablar del tema, estoy disponible en @bollopija, me escribís un tuit y lo hablamos por privado. Debo decir que, he ayudado a bastante gente a irlo aceptando e incluso a salir del armario, y por ahora todas las personas con las que he hablado, cuando han tenido el valor de contarlo… el resto del mundo lo ha recibido bien.

Mi consejo, es que no lo escondáis, porque el amor sea con quien sea es algo magnifico y maravilloso. Que os mostréis tal  y como sois, si os queréis dar un beso dároslo, si queréis ir de la mano, ir. Para cambiar los pensamientos y a la sociedad solo hace falta actuar con total normalidad, porque esto de la homosexualidad no es algo raro, no es algo antinatural, es algo normal y corriente, y tan solo con nuestra actitud, podemos cambiar esto, cambiar el mundo. Porque todo cambio, empieza con una actitud.

Síguenos en nuestro Facebook y en Twitter para enterarte de todo. ¡Todas nuestras novedades LGTB+ al segundo!

Anuncios

Un comentario en ““Historias de…”: Jennifer

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s