Hablamos con Álvaro Escudero, activista LGTB+: “Para erradicar la LGTB+fobia o cualquier otra discriminación a todos los niveles de la sociedad es fundamental educar en la igualdad y el respeto”

VaEn la biografía de su blog, se define como activista LGTB+, de izquierdas, feminista, antirracista, antifascista, ateo, ecologista… y me dejo muchos “-istas”. Lucho activamente contra cualquier tipo de discriminación e injusticia. Álvaro es estudiante de Historia en la UCM y como él mismo señala, su blog Cuaderno Arcoirís pretende remover conciencias, sensibilizar e informar sobre todo en el plano de la diversidad afectivo-sexual y de género, acercando más la realidad de las personas LGTB+ a la población en general. Además, os aseguramos que es un gran tuitero, capaz de aportar sus pensamientos sobre todo lo que rodea al colectivo LGTB+ de manera clara y concisa y que llega a todas las personas que quieren cambiar la sociedad.

HABLAMOS CON ÁLVARO ESCUDERO

¿Cómo empezaste en el activismo LGTB+?

Bueno, desde que supe que no soy heterosexual he sido visible y he estado en contra de la discriminación, pero comencé a interesarme por el activismo LGTB+ como tal desde marzo de 2013, cuando comencé a seguir en Twitter a perfiles de asociaciones y activistas. Uno de ellos, @Marcgolab (puedes leer aquí su entrevista), tuvo un impacto especial en mí. Vi que utilizaba su cuenta personal de Twitter como una herramienta de concienciación social, para mostrar la realidad de las personas LGTB+ a través de noticias que difundía y al mismo tiempo lanzar un nítido mensaje de igualdad y respeto hacia todas las personas, independientemente de su orientación sexual o su identidad de género. Yo, que hasta el momento había utilizado Twitter fundamentalmente para discutir inútilmente con cuentas troll de fascistas, ultracatólicos y homófobos, decidí utilizar mi cuenta de Twitter para lo mismo que Marc usaba la suya: para informar y concienciar en la igualdad y el respeto, para ayudar a erradicar la discriminación de la sociedad. Así empezó todo, Marc ha sido un referente para mí y casi sin darse cuenta me introdujo en el activismo. Después vino todo lo demás: la PAC LGTB+ de Valladolid y mi blog, Cuaderno Arcoíris, que también está inspirado en el blog de Marc, La Realidad Escondida, aunque el mío aún está muy en pañales, sobre todo por falta de tiempo.

¿Cómo nace la Plataforma de Apoyo al colectivo LGTB+ de Valladolid?

La PAC LGTB+ de Valladolid es un colectivo que surgió de la más pura necesidad. En los últimos años en los que viví en Valladolid fui notando que había una grave falta de activismo LGTB+ en la ciudad y realmente, lo único que se hacía era una única actividad cultural al año, un festival de cine que se aleja mucho de la idea del activismo de calle que en mi opinión necesita la ciudad. Esta lucha estaba muy estancada desde hacía varios años. Me empecé a interesar por el activismo LGTB+ hace año y medio y todas personas con las que hablé sobre nuestra situación coincidían conmigo en que había que resucitar la lucha. Valladolid no es famosa precisamente por su tolerancia ni su apertura a las personas LGTB+ y es necesario luchar contra la discriminación que yo mismo y casi todas las personas LGTB+ de Valladolid hemos sufrido alguna vez. Me parece inaceptable que en una ciudad de más de 300.000 habitantes y capital de comunidad autónoma no hubiera activismo LGTB+. Por ello, fui contactando con varias personas, la mayoría amigas, conocidas y amigas de amigas, que pudieran estar interesadas en formar parte de la nueva asociación que pretendía crear. Finalmente en noviembre de 2013, hace ya más de un año, constituimos la Plataforma de Apoyo al Colectivo LGTB+ con el objetivo de llenar ese vacío de activismo. Yo me tuve que ir de Valladolid por motivos de estudios el pasado mes de septiembre, pero ahí siguen mis compañeras, al pie del cañón.

En tu blog citas a Nelson Mandela con su famosa frase “La educación es el arma más poderosa que podemos usar para cambiar el mundo.” ¿Qué herramientas debe tener el profesorado para, por ejemplo, erradicar el bullying homofóbico en las aulas?

Nelson Mandela es una de las personas a las que más admiro, para mí es un referente a seguir y además nos ha dejado reflexiones muy buenas, como ésta. Para erradicar la LGTB+fobia o cualquier otra discriminación a todos los niveles de la sociedad es fundamental educar en la igualdad y el respeto hacia todas las personas, independientemente de su orientación sexual, identidad de género, sexo, etnia, lugar de origen, etc. Esta educación, por supuesto, no se recibe sólo en las aulas, sino también en casa, en el círculo de amigas, en los medios de comunicación, etc., pero sí es cierto que el instituto es uno de los lugares donde más tiempo pasan las personas adolescentes (después de su propia casa), y es un ámbito fundamental para aprender estos valores de igualdad y respeto, porque son una muestra a pequeña escala de la sociedad. Mientras que a las amigas las elige una misma, a las compañeras de clase no, y en esa clase puede haber personas de distintas etnias, nacionalidades, religiones, personas con diversidad funcional y también personas LGTB+. Aprender a respetarlas a todas ellas y a tratarlas igual, aprender que todas somos diferentes pero a la vez iguales, es la solución a cualquier discriminación tanto dentro como fuera de las aulas. En esta tarea el profesorado tiene un papel fundamental. Puedo poner los ejemplos de herramientas del profesorado en primera persona y en futuro, ya que a mí mismo me gustaría ser profesor de Historia. En primer lugar, cuando sea profe tengo pensado no dejar pasar ningún tipo de actitud discriminatoria hacia nadie, cualquier acción de este tipo será sancionado por mi parte, bien con un parte de expulsión, que en función de la gravedad del asunto podrá llevar aparejado un trabajo sobre aquello a lo que discrimina. Por ejemplo, ante un comentario tránsfobo, mandaría un trabajo sobre transexualidad e identidad de género y personas trans a lo largo de la historia. Así aprendería más de esas personas a las que ha mostrado desprecio o ha ofendido, y estaría aplacando una parte muy importante de la discriminación: la ignorancia. Ante situaciones más graves de verdadero acoso escolar, las pondré en conocimiento del equipo directivo del instituto o de la persona responsable de la convivencia en el centro en cada caso. Pienso ser un profesor visible, manifestando mi orientación sexual (pansexualidad) y animando a mi alumnado no heterosexual y no cisexual a salir del armario si su situación familiar se lo permite, dejando claro que en cualquier caso tendrán todo mi apoyo y podrán acudir a mí ante cualquier problema que tengan, tanto dentro como fuera del instituto, por su orientación sexual o identidad de género. Los problemas que pueda haber fuera del instituto y que por tanto estén fuera de mi competencia, los pondré en conocimiento de los colectivos LGTB+. Si se trata de una discriminación por parte de la propia familia de la víctima, me reuniré con sus padres para intentar concienciarlos. También pienso hablar en clase de sexualidad y género en cada etapa de la Historia, incluyendo la situación de las personas LGTB+ en el temario, de la misma forma que se incluye el arte o la economía, lo cual me permitirá dar a conocer las distintas orientaciones sexuales y orientaciones de género y desmentir posibles estereotipos y prejuicios, es decir, colar en el temario de mi asignatura las charlas enormemente necesarias sobre sexualidad y género que muchos institutos no permiten que se impartan por parte de los colectivos LGTB+. En definitiva, seré un profesor activista, y a mi clase no se vendrá sólo a aprender Historia, sino también a ser persona y a vivir en sociedad, para lo cual es imprescindible respetar a las demás personas.

 ¿Qué le dirías a las personas aún no son visibles para que lo sean?

Entiendo que muchas personas oculten su orientación sexual y/o su identidad de género por miedo al rechazo y a la discriminación, y de hecho en algunos casos hay personas que tienen motivos comprensibles para permanecer en el armario, especialmente cuando dicha discriminación pueda venir de su propia familia (de la que dependes totalmente si eres menor de edad) o les pueda hacer perder su trabajo (lo cual es delito, pero sigue pasando), pero por encima del miedo debe estar siempre nuestra libertad y nuestra felicidad, por eso animo a todo el mundo a no ocultarse. Aunque en muchos casos salir del armario sea un proceso difícil, con la ayuda de nuestras amigas y demás personas que nos quieran tal y como somos siempre se hace más fácil. La recompensa es vivir tal y como somos, es ser libres, visibles y felices. Realmente merece la pena. Yo estoy fuera del armario desde que supe que no era heterosexual, a los 12 años. Desde entonces he sufrido muchos episodios de discriminación por mi orientación sexual, incluyendo el rechazo de mis padres y también acoso escolar, amenazas e incluso agresiones físicas por parte de neonazis. Y aún así puedo decir que me ha merecido la pena. Es mucho más lo que gano siendo libre y visible que las malas experiencias que he pasado y que tal vez me queden por pasar. Soy fiel a mí mismo, vivo como quiero, estoy con la persona a la que amo, me rodeo de las amigas que me quieren, soy yo mismo, y eso está por encima de cualquier intolerante.

Síguenos en nuestro Facebook y en Twitter para enterarte de todo. ¡Todas nuestras novedades LGTB+ al segundo!

Anuncios

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s