STOPBullying: Consecuencias del bullying para la víctima

Una vez más Lorena de Rise from The Ground habla en nuestra sección STOP Bullying, sobre aspectos interesantes en nuestra lucha contra el acoso escolar. Esta semana hablamos sobre las consecuencias a largo y corto plazo que sufren las víctimas del bullying.

1510447_1445663968989024_1424001711_n

 risefromtheground.wordpress.com | risefromtheground@hotmail.es

twitter.com/risefromground | facebook.com/risefromtheground | ask.fm/risefromground

El acoso escolar, sea del tipo que sea, tiene terribles consecuencias para la víctima. No importa el tiempo que haya pasado desde la última agresión (física o verbal), o desde que la persona haya dejado de sufrir el acoso porque ya no asiste al mismo centro educativo o ya se haya graduado. No importa, ni siquiera, que esa persona hoy en día sea un adulto con una vida hecha. Las marcas del acoso escolar permanecen siempre. En la entrada de hoy, os cuento cuáles son las principales secuelas que trae consigo el bullying a corto y largo plazo para la víctima…

Las víctimas del acoso, a corto plazo, perderán el interés en sus actividades favoritas, su autoestima descenderá aún más de lo que ya lo estaba, su rendimiento académico se vera notablemente afectado en la mayoría de los casos como consecuencia de una disminución en el grado de concentración, verá la vida de forma más negativa, le costará mucho utilizar habilidades sociales, sentirá miedo al rechazo y a no gustarle a los demás, afectará a su salud (dolores de cabeza, estómago…) y presentará síntomas depresivos y ansiedad. En casos extremos, se materializa el suicidio.

A largo plazo, las víctimas de acoso escolar serán más propensas a presentarse con trastornos psíquicos tales como la depresión, la fobia social o el trastorno de personalidad antisocial. Seguirán mostrando una baja autoestima además de problemas emocionales, ansiedad, problemas para establecer y mantener relaciones personales de amistad y pareja, conductas autodestructivas e incluso pensamientos suicidas.

Adentrémonos un poco más en las principales…

¿Cómo saber si se sufre depresión?

Cuando la tristeza es permanente y roza la enfermedad, hablamos de depresión. En otras palabras: la depresión es una tristeza patológica. Muchas personas tienden a pensar que la depresión es un estado de tristeza que el que la padece puede cambiar cuando quiera, o que ellos mismos pueden hacer que cambie con reprimendas o simplemente diciendo “no estés así”. No es sentirse triste o melancólico de vez en cuando, pues este tipo de sentimientos suele disminuir con el paso del tiempo. Otros muchos también, probablemente por lo mencionado anteriormente, creen que cada vez que pasa por un pequeño periodo de bajón anímico (decepciones amorosas, una mala época académica…), están deprimidos. Por ello es importante aclarar que la depresión es una enfermedad mental grave y necesita tratamiento, pues el que la padece no puede salir por su propio pie.

Se considera que existe una depresión cuando el periodo de tristeza y apatía supera ya las cuatro semanas, o cuando pasan meses y/o años y todo sigue igual o empeora.

¿Cuáles son los síntomas?

  • sentimiento de estar desanimado o triste sin ninguna razón
  • falta de energía, sensación de ser incapaz de hacer la tarea más simple
  • incapacidad para disfrutar de las cosas que antes producían placer
  • falta de deseo de estar con amigos o familiares
  • sentimientos de irritabilidad, ira o ansiedad (la irritabilidad es especialmente común en los niños y adolescentes)
  • incapacidad para concentrarse
  • aumento o pérdida de peso notables (o una ganancia de peso inferior a la esperada), o un interés escaso o excesivo por la comida
  • un cambio significativo en los hábitos de sueño, como dificultades para dormir o para despertarse
  • sentimientos de culpa o de inutilidad
  • dolores a pesar de no existir problemas físicos
  • falta de interés sobre lo que ocurrirá en el futuro
  • pensamientos frecuentes sobre muerte o suicidio

Para los que queráis más información sobre la depresión, click aquí.

¿Y la ansiedad? ¿Eso qué es?

La ansiedad es otra de las grandes secuelas que deja el acoso escolar y que se manifiesta a corto plazo. La ansiedad es un sistema de procesamiento de información amenazante que permite movilizar anticipadamente acciones preventivas. Bajo condiciones normales, mejora el rendimiento y la capacidad de adaptación. Tiene la función de movilizar recursos frente a situaciones de posible amenaza o preocupantes, de tal manera que hagamos todo lo necesario para evitar el riesgo de neutralizarlo, asumirlo o afrontarlo adecuadamente. Sin embargo, cuando sobrepasa determinados límites, la ansiedad se convierte en un problema de salud, impide el bienestar, e interfiere notablemente en las actividades sociales, laborales, o intelectuales.

¿Qué diferencia la ansiedad del miedo? El miedo hace referencia a un peligro presente e inminente, encontrándose ligado al estímulo que lo genera, mientras que la ansiedad hace referencia a la anticipación de un peligro futuro, indefinible e imprevisible. La ansiedad, al contrario que el miedo, en su mayoría son reacciones aprendidas y anticipadas de amenaza.

Los síntomas son muy variados:

  • Físicos: Taquicardia, palpitaciones, opresión en el pecho, falta de aire, temblores, sudoración, molestias digestivas, náuseas, vómitos, “nudo” en el estómago, alteraciones de la alimentación, tensión y rigidez muscular, cansancio, hormigueo, sensación de mareo e inestabilidad. Si la activación neurofisiológica es muy alta pueden aparecer alteraciones del sueño, la alimentación y la respuesta sexual.
  • Psicológicos: Inquietud, agobio, sensación de amenaza o peligro, ganas de huir o atacar, inseguridad, sensación de vacío, sensación de extrañeza o despersonalización, temor a perder el control, recelos, sospechas, incertidumbre, dificultad para tomar decisiones. En casos más extremos, temor la muerte, la locura, o el suicidio.
  • De conducta: Estado de alerta e hipervigilancia, bloqueos, torpeza o dificultad para actuar, impulsividad, inquietud motora, dificultad para estarse quieto y en reposo. Estos síntomas vienen acompañados de cambios en la expresividad corporal y el lenguaje corporal: posturas cerradas, rigidez, movimientos torpes de manos y brazos tensión de las mandíbulas, cambios en la voz, expresión facial de asombro, duda o crispación, etc.
  • Intelectuales o cognitivos: Dificultades de atención, concentración y memoria, aumento de los despistes y descuidos, preocupación excesiva, expectativas negativas, rumiación, pensamientos distorsionados e importunos, incremento de las dudas y la sensación de confusión, tendencia a recordar sobre todo cosas desagradables, sobrevalorar pequeños detalles desfavorables, abuso de la prevención y de la sospecha, interpretaciones inadecuadas, susceptibilidad, etc.
  • Sociales: Irritabilidad, ensimismamiento, dificultades para iniciar o seguir una conversación, en unos casos, y verborrea en otros, bloquearse o quedarse en blanco a la hora de preguntar o responder, dificultades para expresar las propias opiniones o hacer valer los propios derechos, temor excesivo a posibles conflictos, etc.

Para los que queráis más información sobre la ansiedad, click aquí.

¿Qué hacer?

Lo más importante en estos casos es la detección precoz para evitar que vaya a peor. Cuánto primero nos demos cuenta de que padecemos alguno de estos problemas o que nuestro/a hijo/a lo padece, primero podremos ayudarles a salir de ahí.

La ayuda psicológica es fundamental. Si eres padre, madre o tutor, muestra mucho cariño y comprensión. La depresión, la ansiedad y las secuelas del acoso escolar se pueden tratar, aunque no siempre es un camino fácil. Tu hijo/a debe saber que estás ahí para apoyarlo/a durante todo el viaje, con paciencia y amor, porque lo más importante es que se recupere.

Síguenos en nuestro Facebook y en Twitter para enterarte de todo. ¡Todas nuestras novedades LGTB+ al segundo!

Anuncios

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s