Historias de: Eliot

Como ya sabéis, no encanta traeros historias nuevas de personas LGTB+, donde se muestra que todo mejora, como dicen nuestros compis de “It Gets Better“. Esta vez, os traemos la dura y valiente historia de Eliot, un chico transexual que ha empezado su proceso hormonal hace poco y os cuenta su larga lucha para llegar a ello.

No todas las historias de transexualidad son tan complicadas como la de nuestro amigo Eliot, ya que hay que saber dar con los profesionales adecuados. Cabe destacar que esta es la segunda historia de una persona trans que publicamos, podéis echarle un vistazo a todas las demás en nuestra sección.

No olvidéis que podéis mandarnos vuestra propia historia personal o de amor, o incluso, cualquier cosa que quieras contarnos a nuestro mail: deaquialpans@gmail.com

Me llamo Eliot y soy un chico trans de Tarragona de 19 años. Me gustaría compartir mi experiencia personal con vosotres, para que podáis ver lo que puede pasar cualquier trans, ya que me he encontrado con algún otro chico con vivencias similares.

Naces. Chica según dicen. No haces caso, estás demasiado ocupado jugando con playmobils como para saber de qué se trata esto que esperan que seas. Vestidos. Muñecos nenuco. Barbies. Te enfadas al ver que te regalan eso, porque no te gusta, no te pertenece. Montas pollos en las tiendas de ropa cuando tu madre te enseña faldas y camisetas rosas con flores.

Esta fue mi infancia relacionada con mi género. Este era un tema poco común en mi vida, ya que por otra parte sufrí acoso escolar durante cuatro años sin motivo alguno. Supongo que nací débil. Me fui de ese pueblo, de ese colegio e intenté empezar una vida nueva con mi familia. Acabé yendo a un psiquiatra privado en Barcelona. Daría su nombre para alertaros, pero mucho me temo que no puedo hacer esto.

Descubriendo mi género, ya que, aún saberlo lo tienes que asumir y auto aceptarte, este señor me dijo que tenía múltiples enfermedades mentales, mientras iba comiendo la cabeza a mis padres. Terminé en cama durante meses, drogado de antipsicoticos, ansiolíticos, tranquilizantes y más pastillas varias. No había salida. No me podía ni mover de la cama, y mi familia me odiaba. Intenté matarme un par de veces que solo me llevaron a ingresarme en un psiquiátrico.

Cuando todo esto se semi-solucionó, me agredieron fisicamente por las calles de Tarragona al defender que era un chico. Dos adolescentes quisieron comprobar por ellos mismos cuales eran mis genitales. Después de una larga guerra en casa, parecía que querían ayudarme y aceptaron mi situación. Fui a Barcelona a visitarme con Trànsit, una unidad especializada con trans y allí me dieron pautas para empezar el tratamiento hormonal.

Cabe decir que todo esto está muy resumido. También existen los abucheos en la calle, comentarios, preguntas ofensivas, gente que va a hacer daño expresamente…  Es una realidad, les trans tenemos que ir con mucho cuidado cuando el problema no lo tenemos nosotres, lo tienen les demás.

Espero que haya quedado un poco más claro que el ser trans… No es precisamente fácil, pero aún así, no hay que abandonar, porque después de todo lo que me ha tocado vivir, ahora, por fin, soy feliz y me lo merezco. ¡No os rindais!

Síguenos en nuestro Facebook y en Twitter para enterarte de todo. ¡Todas nuestras novedades LGTB+ al segundo!

Anuncios

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s