“Historias De…”: Sara Psychosis

Hay personas que nos inspiran y mucho. Es el caso de Sara, más conocida como Sara Psychosis. Seguro que lxs twitterxs sabéis quién es, ya que realiza una gran labor de visibilidad dentro del colectivo lésbico y es una de las mujeres feministas del momento, seguida por más de mil twitteros. Hemos tenido la suerte de ponernos en contacto con ella para que nos contase su historia, la cual esperamos que os guste y emocione tantísimo como a nosotrxs.

lgbt-banner1

No olvidéis que podéis mandarnos vuestra propia historia personal o de amor, o incluso, cualquier cosa que quieras contarnos a nuestro mail: deaquialpans@gmail.com

Hay preguntas que aquellos y aquellas que no tenemos una vida o unas preferencias típicas tenemos que estar respondiendo durante toda nuestra existencia.
No son malas, ni tampoco buenas, simplemente son repetitivas.
Preguntas del tipo:
¿cómo lo descubriste?
¿lo pasaste mal cuando te diste cuenta?
¿lo sabe tu familia?
¿qué opinan tus padres?
¿alguna vez te han tratado mal por tu condición?

y un largo etcétera que seguro ya conocéis.

En mi caso, nunca lo descubrí, nunca me sentí mal por ello, porque digamos que nunca fue una parte de mí que no conociera y que luego me pillase por sorpresa.
Desde bien pequeña, miré a hombres y mujeres por igual: como personas. Sin pararme a pensar en qué tendrían entre las piernas o por qué un sexo debía atraerme y el otro no dependiendo de lo que yo fuera o dejara de ser.

Después de la niñez, vino esa etapa de la vida en la que como yo digo, se empieza a ser sexual. Empiezas a mirar al resto de seres humanos con otros ojos y te gustaría formar vínculos más íntimos con algunos de ellos, empiezas a interesarte por el amor. Fue ahí donde me dí cuenta, de que había algo en mí que en la mayoría de los demás, no había. Las chicas se limitaban a poner el ojo en los chicos únicamente, y lo mismo con los chicos hacia las chicas. Yo jamás me puse esa barrera.

Se podría decir, que básicamente, lo que yo descubrí al principio de mi adolescencia, más que mi homosexualidad o mi bisexualidad, fue mi no-heterosexualidad. Aunque repito, que no es algo que descubriera de repente en mi subconsciente, era algo que siempre fue parte de mí, así que quizá lo único que supiera de repente era que eso que sentía tenía un nombre.

A mis 13/14 años, plenamente convencida de mi no-heterosexualidad y de que mi amor y mi atracción no se limitaban a un género (que además debería ser opuesto al mío), decidí buscar a gente que se sintiera como yo, y que además tuvieran un rango de edad cercano al mío. No encontré nada, ningún sitio en el que poder debatir nada ni resolver dudas, nadie que me explicara cosas que nadie me había explicado. Lo único que encontré en la red por aquella época fueron cientos de preguntas de gente muy preocupada porque no sabían si podían ser homosexuales, gente preguntando en foros cómo saber si eran bisexuales, cómo dejar de sentir atracción hacia tu mismo género… y en fin, un montón de estupideces que no entendí.
(¿Por qué quieren dejar ser ellos ellos mismos?¿de qué se averüenzan?¿por qué lo consideran un problema?¿qué les da tanto miedo, EL AMOR?)

Así que sobre finales del 2008 cuando decidí que debía hacer algo por mí y por los posibles jóvenes que pudieran sentirse como yo. Surgió una primera idea de hacer un foro, pero claro, yo por aquel entonces ni sabía qué función tenía un foro, así que durante unos meses visité distintos y variados foros, leí y releí sus distintos temas, sus debates, me fijé en sus diseños… y después de mucho pensarlo, me comprometí no sólo a crearlo finalmente, sino a llevarlo al día y no dejarlo abandonado para que siempre, quien lo deseara, pudiera encontrar en él todo lo que yo no había encontrado nunca.

Empecé a abrirme con mi grupo de amigos, empecé a hablarles sobre lo que sentía, con curiosidad por ver sus reacciones y por ver cómo actuaría la gente ante unas palabras que nunca antes habían salido de mi garganta. Tenía claro que si no era aceptada, tendría también que enfrentarme a otra situación nueva que no había vivido, la de ser rechazada por mi sexualidad por quien yo consideraba mis amigos. (Situación que por dura que fuese no me haría dejar de ser quién soy)

Nunca pasó. Mi grupo de amigos me aceptó completamente, y después de mi salida del armario, fueron un par más los que lo salieron también. Dejé de sentirme diferente al resto. Finalmente el foro se creó, decidí llamarlo Adolescentes Bisexuales, Gays, y Lesbianas (ABGL). Aclaración: por aquel entonces no conocía mucho sobre el colectivo transexual, fue más adelante cuando fui conocedora de su existencia, de haberlo sabido OBVIAMENTE habrían encontrado en mi foro un lugar en el que debatir y conocer gente.

El foro creció muy rápido, fueron meses y meses en los que a diario, debatí, conversé y conocí a gente maravillosa, gente que como yo, no limitaba sus sentimientos al género opuesto al suyo, gente que como yo, se sentía sin respuestas ante la total amplitud de internet porque nunca habían visto un foro o lugar similar en el que buscar apoyo y respuestas. El foro se hizo bastante grande, yo tenía 14 años y todo el revuelo me sorprendió bastante, en apenas unos meses éramos unos 1.600 usuarios de todos los lugares, de todas las edades y de todas las condiciones.

Ese foro fue una de las mejores cosas que hice en mi vida, conservo recuerdos buenísimos de aquella época, conservo a gente de por aquél entonces y lo mejor, la paz interior de que muchos encontraron en ese lugar lo que a mí me hubiera gustado encontrar también. Gracias a los que formaron parte de ello.

Finalmente, después de un tiempo el foro empezó a tener menos actividad, menos registro de usuarios, y yo misma estaba menos tiempo revisando si sus mensajes estaban en el sitio adecuado y demás, así que, con mucho dolor, decidí cerrarlo, antes de que se convirtiese en un sitio sin ningún tipo de control ni atención.

Mi sexualidad ya era conocida entre mis amistades y también en la red. Quedaba la parte más difícil: mi familia. La parte más dolorosa (para mí) y difícil de este ‘proceso’. Lo llevaron bien, TODOS. Sin excepción.

Por aquella época yo confesé mi bisexualidad, fue años más tarde, concretamente dos, cuando me dí cuenta de que realmente era Lesbiana, porque confundía el que un chico me pareciera guapo o no con que me produjese atracción. Tuve que salir del armario dos veces, pero oye, después de la primera todo vino rodado. Ahora, a mis casi 20 años soy abiertamente Lesbiana ante los ojos de cualquiera (le guste o no).

No puedo decir que todo sea fácil, de colores y bonito, porque mentiría.
Pero creo que la manera en la que transmites quién eres, influye.
Y creo que la manera en la que he llevado mi sexualidad me ha ayudado bastante.
Jamás me he escondido, no lo he ocultado, nunca he mentido a nadie respecto a eso.
No recuerdo una situación de mi vida en la que me haya sentido mal o me haya avergonzado de ser quién o cómo soy, porque no tengo nada de lo que avergonzarme.
Creo que avergonzarse de lo que uno es o siente, no puede llamarse de otro modo que no sea
Auto-homofobia.
Y si tú mismo te avergüenzas de quién eres es porque tú mismo piensas que lo que sientes está mal. Si tú mismo te avergüenzas de lo que eres, es porque tú mismo crees que es algo de lo que avergonzarse…
y créeme que no es así.
No cometas el error de no apoyarte,
de no entenderte, de no quererte,
no te hieras,

Habrá quién no te acepte, habrá quien nunca lo entienda, quién te deje, quién no te trate bien…
y en el fondo hasta te vendrá bien, porque esos son los que te demostrarán más que nadie quiénes son de verdad, y qué tipo de personas considerabas algo que no eran.
Al fin y al cabo, si no te aceptan por esto, o no te entienden por esto, habrá otras muchas cosas por las que no te aceptarán, te criticarán o no te entenderán, pero es lo que tiene estar vivo, que no se puede contentar a todos.

Pero sí puedes luchar por tu felicidad, que de hecho, para ti, debe ser la más importante.

El amor NUNCA puede ser malo
El odio, la intolerancia, la violencia física o verbal…
eso es el problema.
Y ellos quién lo tienen.

Si te aceptas te aceptarán,
y sino, recuerda que la única aprobación que necesitas es la tuya propia.

Sara Psychosis.

Anuncios

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s