“Historias De…”: David

¡Hola holita! Volvemos a publicar en la sección “Historias De…”. En este caso os traemos la historia de David un chico transexual que nos deja un mensaje de esperanza y empoderamiento. Si todxs fuéramos la mitad de valientes que David, el mundo sería un lugar mucho mejor.

lgbt-banner1

No olvidéis que podéis mandarnos vuestra propia historia personal o de amor, o incluso, cualquier cosa que quieras contarnos a nuestro mail: deaquialpans@gmail.com

Hola, me llamo David y tengo 21 años, para los que lean este blog, soy un chico transexual, nací con genitales femeninos pero siempre desde muy pequeño me sentí un hombre.  Mi historia no es de esas negativas, con las que lloramos, o nos ponemos tristes, tal vez porque mi transición pillo en una época en la que se  estaba produciendo un cambio de valores y un avance a pasos de gigante en la concepción que la sociedad tiene de las personas que se salen de la norma, o de lo que es aceptable. 

Pues bien,  como de lo que se trata es de ayudar a otros chavales y chavalas en mi misma situación, me parece necesario contar mi experiencia desde una perspectiva de esperanza para que sigan luchando, crean en ellos mismos, y vean que pueden seguir adelante a pesar de que alguna gente todavía no acepta a las personas transexuales. Esto va para todxs ellxs:

No voy a contar todos los detalles, paso a paso, porque sino esto va a parecer una biografía y no quiero hacer un libro ni nada de eso, así que voy a empezar por el día que exploté, y dije este soy yo, y si no me queréis irse, como decía aquella famosa. Bromas aparte, ese día fue uno de los más bonitos de toda mi vida, supe que a partir de ahí ya no iba a esconderme nunca más, y sobre todo que nunca más iba a estar solo, porque personas que nunca creí que me apoyarían lo hicieron y se quedaron a mi lado, y siguen ahí hasta el día de hoy.

¿Qué cómo llegó ese día? ¿Qué fue aquello que me hizo darme cuenta que no podía seguir engañándome? El amor. Años atrás, conocí una chica, y esa chica, tenía por costumbre quererme mucho, darme todo de ella, pasarlo mal si yo estaba mal, y resultó que era mutuo, y que los dos remábamos hombro con hombro, compartiendo momentos tanto malos como buenos. A raíz de esto, y haciendo referencia a aquello “del roce hace el cariño”, David se enamoró y se enamoró hasta las trancas de aquella muchacha, pero como las cosas a veces no salen como queremos, esa historia que aspiraba a ser premio nobel, se quedo en eso, una simple anécdota. Lo que yo sentía por ella no era reciproco,  y yo lo sabía, pero no por eso me rendí. Cuando estaba con ella, yo no me comportaba como una chica lesbiana,  intentaba verme con ella siendo chica pero nunca me localicé, y empecé a pensar en aquel niño jugando con otros niños a los tazos en el patio del colegio, en la forma en que la miraba, la cogía de la mano y la llevaba en brazos, y un día mirándome al espejo pronuncie aquello: “Si es que soy un chico”. Enamorarme de ella sirvió para que dejará ya de machacarme, y de tener miedo al rechazo, a que no me fueran a aceptar, si yo ya era valiente, ella me hizo valiente nivel extremo.

El primer paso y el más difícil era decírselo. No recuerdo exactamente qué le dije, pero fue algo así como: ‘mira mi niña que me he enamorado de ti, y que soy un chico y quiero cambiar de sexo’. Ahora veo la frase y me hace gracia, porque ni ella era mi propiedad, ni el vocabulario para hablar sobre la transexualidad era adecuado, pero yo con todos mis cojones, se lo planté así. A decir verdad no pensé que me fuera a responder, lo primero que pensé es que me iba a mandar a la mierda pero no fue así, tardo como 15 minutos en contestar, pero lo hizo, y  me dijo que ya que lo sabía no se iba a ir a ninguna parte, que se iba a quedar viendo todo el proceso a mi lado, aunque no pudiera darme lo que yo quería.

A partir de ese momento, los acontecimientos se fueron precipitando como pequeños tsunamis, hasta alcanzar el tsunami más grande, y el más complicado de pasar: la familia.

Lo primero que pensamos (porque era ella la que me daba las ideas) era decírselo a mi madre por teléfono, y luego finalmente decidimos que le escribiera una carta, diciéndole que era un chico, que siempre me había estado cuestionando mi género, y que ya por fin lo veía claro, pidiéndole su apoyo. Cuando se enteró de todo llamó a casa de mi abuela, preguntándome que si estaba seguro, y que como podía ser, que en que había fallado, llorando como si me hubiera muerto. Pero como en mi casa, son muy despistados (no quiero decir a quién he salido), mi madre dejó la carta por ahí tirada en el bolso, con la mala pata de que la leyó mi padre. Mi padre se enfadó muchísimo, y también mi hermana cuando supieron de mi transexualidad, me insultaban, se reían de mí, y me faltaban al respeto continuamente, pero era por desinformación, decepción, y también que la situación en casa era ya complicada de por sí, supongo que pensaron ¡venga, un problema más! El resto de la familia, reaccionó incrédula, mi tía justo ese día había estado viendo un programa sobre las cirugías de reasignación sexual, y sus ojos se volvieron ensaladeras de repente…y mi hermano se puso muy triste, pero por el miedo de no saber si iniciando el proceso iba a arrepentirme, en un primer momento fue el que más me apoyó, ahora mi mayor apoyo es mi señora abuela, mi tía y mi hermana.

Con el tiempo la familia ha ido aceptándolo. Mi hermana me acompaña a charlas que doy, lee un montón sobre niñxs y adolescentes transexuales, me pregunta por todxs mis amigos/as trans, y se cuestiona muchas ideas implantadas en la sociedad como  “el rosa es para las chicas el azul para los chicos”, y los estereotipos que tienen que ver con hombres y mujeres, y que tanto daño nos hacen. Es la mejor hermana del mundo, siempre lo fue, solo que creo que estaba muy asustada. Desde que sabe que su hermano es más feliz así, nuestra relación ha cambiado, ahora estamos más unidos que antes, y con más confianza para contarnos todo lo que nos preocupa, pienso que antes la comunicación que tenía con ella era nula, porque el miedo no me dejaba avanzar. Mi padre no suele hablar mucho, pero se nota que me tiene una profunda admiración, a pesar de que por su ideología (es de derechas) tengamos ideas diferentes sobre el mundo LGTB, las drogas, las ministras, y cierta maravillosa nueva alcaldesa de Madrid, la señora Manuela, pero es mi padre, si un padre no quiere a su hijo, hay que revisar ciertos valores morales. Y mi madre, mi madre se confunde a veces con los artículos la/el, pero enseguida se corrige, es normal, son muchos años, lo importante es que haya un apoyo y un respeto, y si chavales y chavalas tenéis eso, todo lo demás es pan comido.

De mi transición, me llevo también a grandes amigos que he conocido este año en el Grado de Educador Social, profesión a la que me dedicaré en un futuro. Cuando entré en septiembre en la carrera, yo iba a estudiar, no iba a hablar con la gente pues para mí eso era perder el tiempo ¡que equivocado estaba! tendía a generalizar sobre las amistades, porque nunca había tenido amigos estables y que me durasen más de un año. Enseguida me hice amigo de todas y todos, y ahora soy el ídolo de dos o tres féminas, y cierto chaval más joven que yo, el cual siempre me dice que soy un referente para él, y que alguien te diga eso, es como estar volando. En general, el grupo que hemos formado, y que he formado es maravilloso, todxs aportamos algo, yo con mi cansinismo sobre la violencia institucional a las personas transexuales, y ellxs con el desarrollo comunitario, prisiones y centros de reforma contribuimos a hacer una sociedad más justa e igualitaria.

Quisiera concluir, agradeciendo al blog por permitirme subir esta versión sobre mi vida. Creo que hacen mucha falta testimonios como estos, que puedan servir de inspiración para que muchos chavales y chavalas sean libres totalmente, y no tengan que estar pensando de que piso o de que balcón me voy a arrojar, ¡no permitáis que nadie os corte las alas!

Síguenos en nuestro Facebook y en Twitter para enterarte de todo. ¡Todas nuestras novedades LGTB+ al segundo!

Anuncios

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s