6 verdades sobre la bisexualidad

Normalmente leemos diariamente la edición estadounidense del Huffington Post y también seguimos muy de cerca su sección Huffington Post Gay Voices. En ella podéis encontrar las noticias más importantes y de actualidad del colectivo LGTB+ de EE.UU y de todo el mundo. Pues hoy os traemos una traducción de un artículo originalmente escrito en inglés en dicho blog por Isaac Archuleta psicoterapeuta y activista por los derechos de las personas LGTB+ y en este caso habla sobre la bisexualidad. Os dejamos con la traducción.

Así como el vello de las axilas comenzó a hacer su aparición en mi a los 14 años, también empecé a darme cuenta de que había una encantadora chica en clase de teatro. Su risa me conmovió mi alma con sensaciones que realinearon mis estrellas. Ella fue en mi novia del instituto y juntos encontramos el amor.

Varios años más tarde un joven musculoso y con una brillante sonrisa entró en mi stand. Yo estaba mostrando cepillos de dientes en una feria de salud de mi comunidad. Tuve que pedirle una cita. Besarlo, mi primera experiencia con el sexo masculino, fue cósmico. Éxtasis puro. ¿Disfruté de sus caricias más de lo que había hecho con mi gran amor del instituto? No.

¿Determinarían cualquiera de estas dos interacciones, ya fueran de amor, lujuria o pasión, una atracción sexual o emocional para siempre? No, absolutamente no. La orientación sexual nunca es sólo sexo, per se. Siempre tiene que ver con el amor y la conexión.

La palabra ‘Bi-curioso’, es la que rodeé en un formulario. Era mi primera visita a un terapeuta. Estaba muy avergonzado. Había dormido con una persona antes de mi noche de bodas. No hace falta decir que había dormido tanto con una mujer y el hombre. La más vergonzosa de las verdades de mi historia era que había disfrutado con ambos.

Con demasiada frecuencia los escritores, incluso aquellos que han sido elogiados, escriben y hablan sobre orientación sexual, como si se tratara de una simple atracción a un conjunto de gónadas o como si lo entendiésemos como con quien elijo acostarme. ¡Qué falacia!

Después de estudiar la sexualidad humana durante años, aprendiendo de su complejidad, y observando su fluidez entre los casi 4.000 clientes con los que he trabajado, he aprendido 6 lecciones muy destacadas:

  1. Los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres también pueden disfrutar del sexo con las mujeres, y viceversa.
  2. Enamorarse, para muchos, no tiene que ver con el físico, sino más bien con la conectividad emocional entre las dos personas.
  3. Cuando uno duerme con hombres y mujeres no significa que tenga miedo al compromiso o “hipersexual”.
  4. Si una persona bisexual se enamora, puede tener una relación monogama, al igual que el resto de la sociedad.
  5. La bisexualidad no es la manifestación de la cobardía.
  6. La bisexualidad no es sólo una “cosa”; se trata de un fenómeno biológico de la misma manera que lo es la heterosexualidad o la homosexualidad.

Estas lecciones causan mucha confusión a muchas personas, pero la confusión no es una excusa para no aprender más aspectos sobre este tema.

Tal vez si nos detenemos a hablar de la orientación sexual como si simplemente habláramos del apetito empezaríamos a complacernos el uno al otro con antojos inocentes para sentirnos queridos.

Síguenos en nuestro Facebook y en Twitter para enterarte de todo. ¡Todas nuestras novedades LGTB al segundo!

Anuncios

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s