#HistoriasDe: Rion

Hoy os traemos una nueva historia, esa vez de nuestro amigo afincado en Amsterdam, Rion. Él nos cuenta cómo su vida ha cambiado en los últimos años y cómo, después de mucho, puede ser feliz. ¡Esperamos que os guste!

lgbt-banner

Recordad que podéis contactar con nosotrxs y mandarnos tu historia a través de deaquialpans@gmail.comUno de mis recuerdos más tempranos es uno en el que, jugando con mi prima en casa de nuestros abuelos, le dije: “Creo que cuando creces te puede operar y ser un chico. Sería genial, ¿no?”

Rion al teclado. Soy un chico trans madrileño con alma holandesa de erasmus en Ámsterdam, y os voy a contar cómo, siendo un poco cabezota y un soñador así como romántico empedernido, se puede llegar lejos – aunque no siempre dónde uno quería ir. Mi infancia fue… normal. Era un chiquillo solitario y con pocas amigas en primaria, y en el instituto aunque fuera el bicho raro (friki, macarra y chicazo) tampoco lo pasé mal – quitando el pasarme desde infantil hasta bachiller en un colegio sólo de chicas.

Poco antes de cumplir quince años le conocí a él. Era, literalmente, el chico perfecto: bajito, moreno, pianista, deportista y muy friki. ¿Principal problema? Once años mayor.

No voy a generalizar y decir que nunca salgáis con gente que os saque muchos (o a quienes les saquéis muchos) años. Simplemente, esperad a hacerlo pasada la veintena. Con quince años hay que experimentar, hacer el cabra y no meterse en camisa de once balas. Pero para mí romántica y calenturienta alma de quinceañero era ya demasiado tarde.

Me han enseñado toda la vida a tener en cuenta los sentimientos de los demás por delante de los míos. Esta es, en mi opinión, la principal razón por la que hasta primavera de este año no he vivido mi vida siendo completamente yo.

Pasé casi cuatro años atrapado en una relación en el que tenía que negar gran parte de mí – años que pasé viviendo por y para otra persona. Poco a poco conseguí salir, mi ambiciosa cabeza y mi impulsivo corazón me sacaron de aquel pozo. Curiosamente, volver a ver series fue lo que me sacó del círculo vicioso que era esa relación: gracias a ver Sherlock conocí a la que es mi mejor amiga, y el amor de mi vida – aunque no el único. Ella consiguió que creyera que no estaba roto, que no había nada que arreglar en mí, y me ofreció un futuro y un sueño. Poco a poco conseguí reunir el valor para vivir mi vida, y dedicarme tiempo a mí. Me costó tiempo aprender a ser ‘egoísta’ conmigo mismo, a cuidarme, a pensar sobre quién era y qué quería. Cambié de carrera, me solté el pelo – aunque no literalmente porque no me ha dado nunca para una coleta – y empecé a andar mi propio camino.

En el camino comencé a aprender de ‘etiquetas’ y ‘comunidades’. Conocí a personas que hicieron cuestionarme mi orientación, mientras yo mismo me cuestionaba mi identidad. Empecé a tocar la guitarra y poner en hojas de papel lo que sentía: odio, miedo, ira, amor, sueños, casas con chimeneas en un Londres lluvioso. Comencé a estudiar Psicología mientras jugaba con la palabra bisexual. Comencé a jugar al Quidditch al mismo tiempo que la palabra genderfluid resonaba en mi corazón. Conquisté al capitán de mi equipo, que me hizo ver que no era raro que quisiera salir con más de una persona a la vez, que no había nada de malo en amar diferentes personas de mil maneras distintas – así es como descubrí y sigo descubriendo el poliamor. Pero cuando llegué a Ámsterdam con el ukelele bajo el brazo tuve que enfrentarme a aquello que, indirectamente, me había estado gritando a mí mismo a través de historias escritas desde los doce años. Yo no era ella – no era la hija que mi madre quería, no era la novia que mi ex había intentado hacer de mí, no era la alegre cantante que mis amigos veían en el bar tocando su guitarra. Yo era el chico que se pasaba las noches leyendo fanfiction sobre Sherlock y John, era el chico que se escondía bajo sudaderas y que habría hecho la comunión de marinerito, era el chico sobre el que había escrito cien historias diferentes desde que tenía uso de razón.

Han pasado más de diez años desde que le comenté a mi prima que molaría crecer y ser un chico, y aun así, es lo único que he acertado en predecir sobre mi vida. Nunca pensé que estudiaría Psicología y a mitad de carrera decidiría intentar convertirme en psicólogo de género para poder ayudar a gente como yo; nunca pensé que llegaría a estar en una relación con varias personas a las que quiero tanto y tan profundamente; nunca pensé que me encontraría tan a gusto diciendo que soy un chico amanerado muy gay y que estoy orgullosísimo de ello; nunca pensé que iba a tener las suficientes narices como para hacerme un canal de youtube.

Nunca pensé que nadie me pediría escribir mi historia. Pero es porque soy un slytherin ambicioso y cabezota, así como un soñador empedernido que estoy aquí. Es por todas esas personas que me han apoyado y me han sonreído durante 21 años. Y por Guillem y Patri, obviamente.

Mi camino no ha hecho más que empezar, en todos los sentidos. Pero tengo a la gente que quiero cerca y no tan cerca, a mis amigos, una familia aquí en Ámsterdam y otra en Madrid y muchas, muchas ganas de seguir dando la nota – literalmente.

Lo que os vengo a decir, e que simplemente no paréis, y cuidaros a vosotros mismos. Me he pasado veinte años intentando ser lo que todo el mundo quería que fuera. No es más sencillo ahora que vivo cómo soy, pero es más honesto, y es finalmente mi vida, la de Rion, no la de ellos – y ella. Vivid por vosotres. Soñad por vosotres. Y nunca intentéis ser quienes los demás quieren que seáis, porque somos mucho más de lo que ellos son capaces de imaginar.

Síguenos en nuestro Facebook y en Twitter para enterarte de todo. ¡Todas nuestras novedades LGTB+ al segundo!

Anuncios

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s