Vivir un año con binder

Si existe manera de definir qué es llevar un binder (camiseta compresora) es (O)PRESION.

Las personas transmasculinas somos sometidas a un acto doloroso por el que no le recomiendo a nadie pasar y que por desgracia, vivimos cada día y dudo, podamos hacer mucho por cambiar, aun.

Me gustaría hablar desde mi experiencia, de qué es un binder, de qué sentí y siento después de llevarlo durante un año, sin que no haya día que no comprima mi pecho para que la sociedad me lea tal y como yo quiero, porque debo ajustar mi apariencia a un canon o estereotipo social establecido por el cual, si ven algo más ancho, como las caderas, más voluminoso, como el pecho, o menos grave, como la voz, de lo entendido como ‘normal’, se invalida tu propio derecho a ser quien eres y se te impone un género al cual no perteneces.Ponerse un binder es, cuanto menos, agobiante. Te oprime el pecho contra ti mismo, a veces duele, no te deja respirar correctamente, te tiene pendiente de si se notará algo… Fatal. Depender de una prenda cada día es fatal. Y sí, es cierto que te hace sentir seguro contigo mismo, te miras al espejo y piensas que nada puede pararte. Pero siempre hay pros y contras en todo. Acabas llevándolo diariamente sin poder evitarlo.

Cuales son las cosas que yo recomendaría antes de comprar uno?

Medirse bien. Es muy importante saber qué talla nos va bien y cómo usarlas en base a nuestro vestuario. Es esenciar encontrar la talla perfecta para mejorar nuestro día a día, ir más comodxs y respirar bien. NO ES RECOMENDABLE COMPRAR TALLAS INFERIORES A LA NECESARIA.

No llevarlo más tiempo del necesario. Soy de las personas que sale de casa a las 7AM y vuelve 12h después o más. Llevar un binder por más de 6h seguidas es fatal, y lo sé. Es por ello que aconsejo no hacerlo. Dolor de espalda, roces, sudor, granos, contracciones musculares… No acabaría nunca. Y ya no hablo de la espalda, si no del mismo pecho, necesita respirar y volver a su posición natural (nos guste o no). Siempre debemos escuchar a nuestro cuerpo.

Para mi, comprármelo fue un alivio, es cierto. Y lo sigue siendo, pero si pudiera cambiar todo el dolor, el sudor, el agobio, el no poder lucirme al mundo como soy, sin sentir ansiedad, etc, lo haría.

Os animo, si sois personas transmasulinas a contar en comentarios aquello que queráis sobre vuestra experiencia con binders. Estoy seguro de que tenemos mucho que contarle al mundo.

Anuncios

Un comentario en “Vivir un año con binder

  1. Yo estoy apunto de iniciar a usar uno he leído y/o escuchado desde quienes hablan maravillas hasta quienes dicen que “no funciona” como debería, siento depende de cuánto haya ahí cuan efectivo es. Yo espero haber elegido bien la talla según mi medida lo es pero hasta no ponérmelo lo sabré. Obvio tengo claro que ‘oprimir’ una parte del cuerpo por un determinado tiempo algún malestar habrá que tener, yo tengo los recursos para operarme pero apenas inicie mi tratamiento hormonal además que tengo todavía algo de sobrepeso mi meta es bajar lo más posible y llevar algunos meses en T para entonces si hacerlo, así que espero no usar un año el binder. Siempre es de ayuda leer a otrxs chicxs sobre sus distintas experiencias respecto a todo este proceso. Un saludo Guillem.

    Me gusta

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s